Ir al contenido principal

¿Liberar los límites o Limitar la libertad?

Me topé con esta frase: Mi libertad se termina cuando empieza la de los demás, del filósofo Jean Paul Sartre - (1905-1980) Filósofo, escritor y dramaturgo francés, exponente del existencialismo y del marxismo humanista - en una pared de un proyecto educativo de educación LIBRE.

Me quedé aturdida, al principio, y estuve varias semanas evitando pasar por esa pared, o esquivando su lectura al acercarme a ella. Pero resulta que no podía sostenerla, no podía entender como una cosa tan vital para mi se pudiera TERMINAR. 
- ¿¿¿¿¿Terminar????? ¡¡¡¡¡No!!!!! - pensaba yo - quiero ser LIBRE por encima de TODO.

Un día fui a una charla-debate donde se hablaba de como poner límites a un niño con respeto. Una gran dificultad que tenía como adulta. Porque LÍMITE era una palabra muy negativa para mí. Prefería norma, regla,... pero ¿LÍMITE?... 
Me relajé al comprobar que había más adultas en mi misma posición, al respecto de este tema. Y me atreví a compartir mi turbación al respecto de la frase. 
El debate en sí no puedo reproducirlo porque ya lo he olvidado (hace años de ello), pero ese día se abrió una pequeña luz que no había vislumbrado antes. Fue como hacer un golpecito seco y suave a un cascarón, con una herramienta pequeña y precisa. Y que dentro del cascarón hubiera algo por descubrir. 

Necesité algunas semanas más para seguir abriendo ese cascarón, pero cada vez me daba más cuenta que lo que había detrás del cascarón era una visión nueva de los LÍMITES. Una visión que me ofrecía poder contemplarlos a través de lo que hay dentro de ellos: LIBERTAD RESPETUOSA hacia fuera y PROTEGIDA hacia dentro.
Y no era una visión de un pájaro dentro de una jaula -eso sería PRIVAR de LIBERTAD- , era como cuando un río fluye libremente por un cauce, encontrando su libertad dentro de unos LÍMITES NATURALES
Viñeta "límites naturales" del libro Musas de la Educación VIVA de SACEMA (Colección Musas)

Una vez llegado a este punto me interrogué de como yo había llegado a mi anterior concepto del LÍMITE. La respuesta llegó enseguida en forma de vivencia: mi hijo mayor, de 11 años, haciendo un comentario negativo de una canción que estaba cantando con pasión mi hija mediana, de 6. Ella acabó llorando. Yo la abracé y mi hijo mayor se puso a hacer otra cosa enseguida. Otras veces había ocurrido, pero yo no sabía si mantenerme al margen o no. Yo me solía limitar a explicar lo muy triste que me ponía aquello.
No quise dejar esa pequeña oportunidad, para probar a preguntarles sobre mi nueva visión.
Una quería cantar LIBREMENTE, y el otro quería dejar de oír cantar a su hermana. 
- Hijo... - le pregunté a mi hijo - cuando tu tocas el piano no te hacemos ese tipo de comentarios...
- ¿¡Y a mí qué!? - replicó él.
Le sucedieron diferentes etapas de un enfado grande con la autoridad de ciertas personas que le rodeamos. Fue interesante recibir su visión llena de rabia. El hijo que yo había parido 11 años atrás y que he criado lo mejor que he sabido, en cada momento, hacía de espejo de una realidad sobre ciertos privilegios de l@s adult@s sobre l@s niñ@s, pero también de los "hombres" sobre las "mujeres". Privilegios que ahora pienso normalizamos en exceso, y en numerosas ocasiones derivan en micro-abusos de poder y en micro-machismos.
Ese día no pudimos rascar mucho más allá. Pero fue el inicio de algo.
Esta historia, en mi casa, no tiene un final. Siento decepcionar a algun@s. 
Sigo observando a mi familia y actuando localmente con el mayor respeto posible hacia las libertades de cada un@, pero veo que mi hijo de 11 años ha integrado ciertas conductas que yo preciso revisar con él, con cariño, ya que veo que lo que él tiene muy claro es que debe luchar con todas sus fuerzas para transgredir el límite y seguir volando LIBREMENTE más allá. 

Sigo aprendiendo día tras día cómo enfocar el tema de cuidar por una LIBERTAD RESPETUOSA y PROTEGIDA. Ahora mismo esta cuestión está en fase de constante evolución. Me está ayudando mucho pasarme por pensamientos más transgresores como los de María Llopis y su libro maternidades subversivas, o los de ciertos trabajos que encuentro en las redes sociales:

Sobre diferentes maneras de entender los LÍMITES como una prisión o como un espacio donde LIBERARSE de manera cuidada.

Sobre darnos cuenta de lo normalizado que tenemos ciertos abusos de poder de hombres sobre mujeres.
explicado de manera pedagógica


explicado de manera diver-punk, con confetti incluido.

Comentaros antes de cerrar el post que tras cada chiste o gesto (por muy micro que sea) que haga apología del abuso sexual, de género, racial, social o económico hay una oportunidad para ver que todavía hay mucho ruido alrededor nuestro (y de nuestr@s hij@s, si tenemos), y está en nuestras manos hacer "algo", cada un@ dentro de sus posibilidades y manera de ser, en mayor o menor medida. Os animo a no dejarlo para mañana. ¡Ya me contaréis que tal!

Para acabar os enlazo con los títulos de Litera Libros, una editorial que me parece una constante apuesta por la consciencia social hacia la des-educación y re-educación en valores como el respeto, diversidad y equidad.
http://www.literalibros.es/collections/frontpage





Post relacionado con una pequeña campaña que inicié para el 25N de 2016, día mundial contra la violencia de género.


Comentarios

  1. Podríamos también hablar de los roles asociados al género,de cómo los chicos creen mejorar su estatus a base de fuerza y las niñas a fuerza de pintalabios. Eso no se lo enseñamos ni en casa ni en nuestro entorno inmediato, pero ese discurso les llega, y llega temprano. Y ahí tampoco sé cómo lo parapetar. Me gustó el artículo sobretodo por lo cercano a mis dudas. Espero poder seguir descubriendo juntas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mitos sobre las doulas

por: Doula Arbúcies - Sara Cendán Masip
Los mitos son muy corrientes en innumerables temáticas. Pongamos a dos personas viviendo la misma situación, y las dos tendrán percepciones ligeramente distintas. Cada una lo transmitirá de una manera diferente.  Aunque lo anterior sea una realidad ineludible, tras el paso de los boca-orejas, añadiéndole el cóctel de sistemas de creencias (cultura, prejuicios, miedos, etc) que cada persona llevamos dentro de nosotras mismas, existen ideas populares que es necesario desmentir o aclarar, para que el contador vuelva a 0. Este es un artículo que tenía preparado para la revista ConApego, que está actualmente en stand bye (deseando que vuelva). Desde este artículo tengo la oportunidad de desmitificar en primera persona ciertas afirmaciones en torno al trabajo de la Doula, que, si algún día partieron de alguna situación concreta, se han transformado en una visión errónea sumamente sesgada de nosotras, y en ocasiones exalta a los medios de comunicación, pr…

IMAGEN LIBRE PARA EL 25N

Me levanté con esta imagen en mi cabeza y aquí la tenéis materializada.  Aquí tenéis de manera ampliada mi visión sobre LIBERTAD y LÍMITES: http://saracendan.blogspot.com.es/2016/11/LIBERTADyLIMITES.html
TU LIBERTAD ACABA DONDE EMPIEZA LA MÍA  (podéis compartir, poner en foto de perfil... imagen libre 100%) #25N#milibertadesunlimite


Reflexiones sobre el trabajo de la doula

Escribo este artículo sobretodo para ordenar y revisar mi propio trabajo como doula, ya que ser doula en nuestro tiempo y país no resulta nada fácil a veces. A menudo se confunden cosas, sentimientos,... y se tarda un tiempo en aprender a ser una BUENA DOULA.  Si a quien lee estas palabras le apetece sumergirse en mis reflexiones, le invito a proseguir con la lectura.
Cuando te sientes embarazada y te planteas multitud de opciones, una de ellas es si contratar o no una doula. Pero... ¿Qué hace una doula? Llegan informaciones por diferentes lugares. Que si "Bebé a Bordo", que si doulas que ofrecen terapias, que si doulas-coachers que aconsejan, guían a las madres y son fuente inacabable de información, que si hay doulas que son parteras... Esta imagen de que la doula llega hasta donde la madre no llega, que opina constantemente sobre lo que hacen o no hacen las madres, que en definitiva crea sin darse cuenta (y por supuesto, con la mejor intención por su parte, con todo su am…